Discapacidad: el acoso sexual

  • por

Hay quienes no somos muy buenos al galantear a una chica, quizá en nuestro hogar no tuvimos ese ejemplo y nuestros amigos tampoco fueron de ese tipo, eso no quiere decir que más de alguna vez no sentimos ese deseo de decirle a alguien lo que sentimos con tan solo verle.

Hace una década no era feo decir piropos, los tiempos cambian y hoy no es correcto. Yo me pregunté al comienzo, ¡que exagerado que tontería! pero conforme uno se va enterando de la situación de muchas mujeres, de las vejaciones y de crueles desenlaces, uno entiende del por qué las cosas deben cambiar.

Una mujer con discapacidad estará mejor para hablar de esto, sé que no necesitan mi defensa, pero yo daré mi versión de lo vivido al respecto, enfocando a mis colegas masculinos. En la organización en la que estamos personas con discapacidad física (80% mujeres), hemos tenido amargas experiencias, desde conocer a un devotee hasta PCD con enfermizas ideas. De todo hay en la viña del señor, y eso igual atañe a todo segmento de la raza humana, entendiendo que lo que para mi está mal para otros no, quizá el punto sería evitar hacer daño a quien no está en nuestra sintonía.

Hay 2 extremos en la sexualidad de personas con discapacidad, aquellos que dicen que somos ángeles y PCD que compran la idea y actúan como tal; mientras hay otras que al intentar demostrar que somos seres sexuales, caen en exhibicionismos y en adicciones, que a mi particular opinión, son contraproducentes para la causa.

Respecto a los segundos, ellos influyen también en muchos inexpertos, y dan una imagen distorsionada de los que es un colectivo. Amigas con discapacidad nos han compartido como algunos de nuestros prospectos de asociados, lo primero que conversan es sobre relaciones sexuales, ya sea externando sus deseos o compartiendo material pornográfico.

Quienes creen que una mujer con discapacidad ande por la vida con la desesperación del sexo está muy mal. Todos podemos tener deseos, pero no TODOS TENEMOS OBCESION SEXUAL. Si una persona obsesionada con el sexo contacta con alguien que recién adquiere una discapacidad o alguien con secuelas traumáticas, el daño puede ser profundo.

Igual conocimos a un tipo sin discapacidad que estaba en la mayoría de redes con discapacidad, y cada que podía se le insinuaba a una chica con discapacidad, esto fue hace ya como 10 años, el tipo desapareció después de abusar de una chica que aceptó una cita, ella sufrió mucho entonces y nos lo compartió pasado un tiempo, esto pues sentía culpa de haber aceptado la cita.

Entender nuestra sexualidad

Somos seres sexuales, pero no somos animales. Quienes crean que por el simple hecho de tener discapacidad la persona anda desesperada por sexo, debe comprender que una gran mayoría busca primero el respeto, y TODOS merecemos ese respeto. El mundo no es ese fantasioso de quienes cumplen sus fantasías frente a una cámara, nel, y no todos gustaríamos ser actores o actrices porno.

Primero, hay que entender que todos pensamos diferente, la amistad no es algo que se ande regalando a diestra y siniestra, entrar en un círculo de amistad requiere de inversión, con uno de nuestros más valiosos recursos: nuestro tiempo. ¿Dónde comenzar? Yo creo que un buen inicio es una congregación Cristiana, ya sea católica, evangélica, o alguna de sus denominaciones. También puede ser integrándose a un grupo social, no necesariamente religioso.

Hay que cuidarse también de quienes se sienten en su mero mosh diciéndole cosas a cuánta persona con falda les pasa enfrente, creo que algunos tienen su ángel, pero en su mayoría son personas que no superan etapas, caen mal y viven engañados, siendo un pésimo ejemplo a seguir. Otras personas de las que uno debe cuidarse es de quienes fácil hablan de una mujer, de sus relaciones, un caballero jamás hablará fácilmente de sus parejas. Recuerden: dime con quién andas y te diré…

La sexualidad no es el fin por el que todos estamos en esta tierra, es importante y parte de, pero no lo es todo. Y más de alguien me ha dicho: “Vos porque tenes más movilidad, conoces más gente y tenes plata”. Na más alejado de la verdad jaja. Solo recuerdo que yo vengo de un hospicio, no puedo mover ni un dedo y si alguien me presta no me enojo, jaja.

En mi forma de ver esto, el sexo es consecuencia de varios sucesos o tipos de relación. En algunos casos puede ser una amistad sólida, otros un noviazgo y en otros una fortuna casual; pero todo tiene que ver con cierto comportamiento. ¿Quién en su sano juicio se va a la cama con un pervertido? Sería una pregunta que debiesen hacerse muchos, claro que han de existir excepciones a esta regla, pero seriamos ilusos al creer que esa excepción seremos nosotros.

No escribí sobre lo más común que es pedir nudes, pues ya escribí sobre esto, pero me movió escribir esto, ahora que me enteré de casos que me entristecieron, pues hay quienes no calculan el daño que hacen con estos acosos, y ni se imaginan el daño que se hacen así mismos, a su prestigio.

Epilogo

Es irónico, hoy está más accesible la sexualidad en todas sus formas gráficas, pero debe comprenderse que eso no quiere decir que ahora las personas requieran de menos respeto para llegar al acto; sonará feo, pero si solo eso se busca, existe la prostitución, y lamentablemente para otros, los asistentes sexuales aun no llegan a toda América.

Cuando conozcas a una chica, discapacidad o no, piensa en tu madre, tu hermana o alguien a quien a ti no te gustaría que alguien hiciera daño, tomate el tiempo de conocer a las personas. La vida es algo más que sexo.

 

De Byron Pernilla

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *