Sexualidad

Discapacidad: el acoso sexual

  • por

Hay quienes no somos muy buenos al galantear a una chica, quizá en nuestro hogar no tuvimos ese ejemplo y nuestros amigos tampoco fueron de ese tipo, eso no quiere decir que más de alguna vez no sentimos ese deseo de decirle a alguien lo que sentimos con tan solo verle.Leer más »Discapacidad: el acoso sexual

Mi amigo Gay

Era una época de transición, recién había caído el Muro de Berlín, el desastre tocaba a las puertas de los países comunistas, y el mundo se relajaba, tanto así, que el despelote trajo una epidemia que sacó los más bajos prejuicios de la sociedad occidental.

Yo por aquellos días ya había aceptado mi tetraplejía, y ayudaba en la casa hogar que me acogía. Me tocó compartír habitación con “Celeste”, un joven con SIDA (casualmente había una paciente mujer con el mismo nombre), era un momento en el que el virus era garantía de muerte y hacia estragos a mediados de los noventas. El hospicio donde vivía era para personas desahuciadas y sin familia, pero la epidemia empezaba a cambiar al tipo de pacientes. Yo era el único chico sin problemas mentales, por lo que al llegar Celeste, la directora pensó que sería el mejor anfitrión.Leer más »Mi amigo Gay

Discapacidad: los amantes peligrosos

A raíz de una publicación sobre sexualidad, sostuve una conversación con una chica argentina, quien me decía que resaltar la belleza de las PCD era quizá profundizar las desviaciones de los “devotee”. Ya había escrito sobre esto, pero a raíz de mi involucramiento con unos proyectos que impulsan a las mujeres con discapacidad física, el tema saltó de nuevo.Leer más »Discapacidad: los amantes peligrosos

En una vereda, una niña camina al lado de un hombre en silla de ruedas eléctrica.

Ser padre con discapacidad física

Era una tarde del 24 de diciembre, pasados mis veinte en un jardín observaba cómo la tarde menguaba en San Lucas Sacatepéquez, en una casa hogar; en mi silla de ruedas veía cómo la hija de la señora de la limpieza jugaba con los pedazos de papel de regalo que unas personas caritativas habían llevado a esos seres olvidados recluidos ahí, entre ellos yo.Leer más »Ser padre con discapacidad física

Cuando envías nudes

Mi bregar en las redes sociales no es reciente, por el tipo de trabajo que he tenido la oportunidad de desarrollar he navegado por la 2.0 desde casi sus inicios. Bajo algún personaje o a veces con alias, me forjé algún reconocimiento, sucede que nunca quise que me siguieran por mi discapacidad.Leer más »Cuando envías nudes

Porno con tetraplejia

Varias veces me han enviado y pedido opinión sobre unos vídeos que dicen ser educativos sobre el sexo de una persona tetrapléjica. Creo que yo no tendría las agallas de hacer una escena de sexo en cámara, ni el valor ni los atributos jaja. Y aunque es totalmente valido el que alguien se dedique a ese tipo de trabajo, algunos consideramos que es ya una desviación de la corriente que busca refrendar los derechos sexuales de las PCD, y es que existe una escala de valores, muy distinta en muchos.Leer más »Porno con tetraplejia

Loca historia de amor en silla de ruedas

La tarde que menguaba era fresca, el vaivén de las personas era lo de costumbre, puestos a la mesa de aquel restaurante al aire libre, veíamos como las luces poco a poco se encendían para dar la bienvenida a esa enigmática dama llamada noche, a veces alegre y otras muy triste. Envueltos en aquel aroma artificial de café (algunos implementan aromatizantes y otros “decoran” el local con sacos de café), la sinceridad afloró como mis ganas de un cubilete, ha…que rico mojarlo con café.Leer más »Loca historia de amor en silla de ruedas

Amores en silla de ruedas

cc55Conversaba con amigas y amigos en silla de ruedas sobre el día del cariño, de cómo hay tantas diferencias en el enamoramiento de nosotros, incide si adquiriste tu discapacidad o fue congénita, si tenías o no pareja al adquirirla, si te enamoras de otra PCD o alguien sin discapacidad, si eres de familia de dinero o si eres palado como yo.Leer más »Amores en silla de ruedas

Asistente Sexual

Tener relaciones sexuales consentidas entre dos personas mayores de edad es “normal”, mejor digamos que es “convencional”. Es algo tan natural como disfrutar al desayunar tu plato favorito o hacer a solas ese placer que no daña a nadie, pero nos incomoda que alguien sepa, como quizá cantar un Karaoke. Las anteriores acciones se pueden realizar, basta con querer, y son un derecho, pues son privadas.Leer más »Asistente Sexual