Byron Pernilla

opinión

Un deseo de navidad

Estando en el hospital, recién descalabrado, mis pensamientos eran fatalistas, me daba un par de meses, no creía posible vivir una vida sin siquiera mover mis dedos. Sabiendo mi diagnóstico, siendo práctico y en aquel momento incrédulo, mi oración más encendida era suplicarle a Dios me permitiera vivir todo aquello que vivía una persona “normal”.Leer más »Un deseo de navidad